4 Actitudes que podrían estar saboteando tu pérdida de peso

Tu actitud ante la pérdida de peso lo es todo, o casi todo (al menos un 80%). ¡Si! como tal y como lo lees. No todo es la “dieta” que sigues, las calorías que comes o el ejercicio que haces. Cuando hablamos de pérdida de peso hablamos de un proceso no solo físico sino también mental, y muchas veces se nos olvida el gran poder que tiene nuestra mente y nuestras actitudes.
En este post voy a explicar 4 actitudes que comúnmente muestran las personas que quieren bajar de peso y que sabotean este proceso.

1. Actitud “No pierdo nada intentándolo otra vez”

Cuando queremos bajar de peso no podemos darnos el lujo de decir “voy a intentarlo”, pues como dice una frase que me gusta mucho “DO or DO NOT, there is no try” (la traducción sería mas o menos así: hazlo o no lo hagas, no existe el voy a tratar).
Cuando queremos perder peso debemos comprometernos al 100%, debemos creer no solo en nosotros, sino también creer en el proceso que vamos a iniciar, debemos adoptar una actitud de responsabilidad ante lo que estamos apunto de llevar acabo, pues es esta actitud la que nos sacará adelante cuando nos enfrentemos a las dificultades que conlleva éste proceso. Como lo dije en un principio, la mente es más poderosa de lo que creemos y si empezamos con una actitud de duda, no llegaremos demasiado lejos.

2. Actitud “Dieta perfecta: todo o nada”
Cuando estamos siguiendo un plan alimenticio para bajar de peso queremos seguirlo al pie de la letra: tal y como nos lo dio la nutrióloga, tal y como lo leí en la revista, tal y como le funciono a mi amiga, vecina, etc. Normalmente empezamos con un plan alimenticio o “dieta” tratando de ser lo más cuidadosos posibles. Muchas personas caen en la obsesión y el perfeccionismo al empezar un plan alimenticio para bajar de peso. Si el plan dice “1 cucharadita” es ESO y nada más.
Sin embargo la mentalidad de “estar a dieta” es, para la mayoría de las personas, una mentalidad que implica una carencia, una limitación, la falta de alimento e incomodidad, en otras palabras, es una mentalidad bajo la cual subconscientemente nuestro cuerpo se rehúsa a vivir, pues recordemos que uno de los principales instintos del cuerpo humano es la supervivencia, y la falta de alimento amenaza a éste instinto.
Por otro lado, al vivir bajo la premisa de que estar a dieta significa toda esa carga negativa que acabo de mencionar, es muy difícil que una persona pueda someterse a una “dieta” a largo plazo y por lo tanto acaba incumpliendo la dieta. Este incumplimiento lleva a muchas personas a caer en el juego de “si ya falle en el desayuno ahora también puedo fallar en la comida, o en la cena ¿qué mas da?, si ya falle un día ¡que más da arruinar la semana o el mes o la dieta completa! Caer en este juego es una manera subconsciente de auto castigarnos por haber “desobedecido la dieta” y lógicamente compromete nuestra pérdida de peso.
Esa mentalidad de todo o nada sabotea el proceso de la pérdida de peso más de lo creemos, pues se entra en un circulo vicioso del cual es difícil salir y el cual muchas veces puede generar desordenes alimenticios.

3. Actitud “Esfuérzate más”

No mal interpretemos éste punto. Con esto no quiero decir que esforzarse sea malo. A lo que me refiero en éste punto es a cuando tenemos la mentalidad de: haz más ejercicio, llega más temprano al gimnasio, cuenta tus calorías más cuidadosamente, sigue un plan alimenticio más riguroso, ¡esfuérzate más!
Pensamos que al hacer todo MÁS intensamente el resultado llegará más rápido o que será mejor. Sin embargo, la realidad es que quizá el resultado nunca llegue, quizá solo estamos poniendo a nuestro cuerpo en un lugar peligroso, lo estamos orillando al extremo y al ponernos en ese lugar es imposible seguir el camino a largo plazo.
Un gran problema al tomar ésta actitud es que nuestro metabolismo puede dejar de funcionar correctamente. Llega un punto en el que nuestro cuerpo se acostumbra a hacer equis cantidad de ejercicio, o se acostumbra a comer menos calorías de las que debería, y si no se continua por ese camino extremo ganamos peso. Cuál es el punto de hacer 2 horas de ejercicio y comer 1200 kcal al día si es algo que no podremos mantener toda la vida, y peor aun, qué pasará cuando nuestro cuerpo se acostumbre a vivir así y el día que comamos más de 1200kcal o hagamos menos de 2 horas de ejercicio aumentaremos de peso.
4. Actitud “Quiero perder peso lo más rápido posible”
Normalmente cuando las personas toman ésta actitud siguen un plan alimenticio para perder peso muy radical o las llamadas dietas extremas. El problema con seguir éstos planes alimenticios no radica en empezarlos, si no en mantenerlos y/o terminarlos. Inclusive si se llegaran a terminar ¿Quién podría seguir viviendo así toda su vida? La respuesta es NADIE que quiera conservar su salud.
Tal y como las actitudes anteriores, esta conducta no es sustentable y por lo tanto no funciona. No solo no nos hace perder peso, sino que en la mayoría de los casos, nos hace ganar más.

Autora: Adriana Puente

Conóceme un poco más
Servicios

Ver servicios

Dejar un comentario